Archivado con la Etiqueta: Limpiar

FALLOS A LA HORA DE LIMPIAR NUESTRO VEHÍCULO

Esponja

7 COSAS QUE LA GENTE HACE MAL AL LIMPIAR SU COCHE

1. Usar una esponja

esponja lavado
esponja
Cuando la gente va a lavar el coche, la esponja puede ser el enemigo. Su superficie porosa, y pequeños recovecos, permite que las partículas de polvo, esquirlas y arenas se introduzcan en la propia esponja, que al emplearse para la limpieza del vehículo, causa que se deteriore el trabajo de pintura de nuestro vehículo, causando hologramas y rayas, que con el paso del tiempo se hacen evidentes, perjudicando la apariencia de nuestro vehículo.
La solución a este problema, sería el empleo de un guante de microfibra, que al no tener una superficie tan porosa evita el problema de transportar las partículas que son causantes de este deterioro de la pintura de nuestro vehículo.
microfibra
guante de microfibra

 2. Usar solo un cubo

Lo ideal para la limpieza de nuestro vehículo sería el empleo de dos cubos; uno en el que enjabonar, y otro en el que aclarar la suciedad de aquel útil que empleemos para limpiar. De hecho este cubo en el que aclarar se ensuciará muy rápido, por lo que sería muy aconsejable vaciar nuestro cubo a menudo, para conseguir eliminar la suciedad de nuestro vehículo.

varios cubos
cubos

3. Usar lavavajillas en lugar de un jabón para vehículos.

jabon
limpieza

El lavavajillas lavará tu coche, por supuesto, el problema será que también eliminará cualquier tratamiento que se haya aplicado al vehículo, ya sean ceras u otro producto. Es por esto que en vehículos en los que se hayan aplicado algún tipo de tratamiento a la superficie del vehículo, será recomendable el empleo de un tipo de jabón que mantenga los tratamientos aplicados y a su vez permitan la eliminación de la suciedad.

 

4. No encerar nunca.

7 Things People Do Wrong When Washing Their Car - Blog

Mientras que para mucha gente, el encerar, puede entenderse como un gasto innecesario y ridículo, la verdad es que el encerado del vehículo otorga a la pintura una protección contra agentes externos, o partículas que pueden rayar la pintura. Por lo que no consideren  el encerado como un tratamiento para darle brillo al coche, que lo es, si no una protección para nuestro vehículo.

 

5. Dejar secar el coche naturalmente.

Toalla de secado
Toalla de secado

Aun que pueda resultar sorprendente, hay mucha gente que tras limpiar y encerar su vehículo concienzudamente luego lo deja secar naturalmente. Esto, que te puede ahorrar tiempo, hará que todo el esfuerzo anterior no luzca de la misma manera, ya que así, es muy probable que queden restos de agua, que al secarse dejarán una pequeña marca de los sólidos que pueda contener ese agua, especialmente si dejamos que se seque directamente bajo el sol.

Para evitarlo es importante que se utilice una gamuza o un paño de microfibras, que nos permita eliminar el agua del vehículo.

 

6. Limpiar solo lo que se ve.

barro
Barro en bajos del coche

Limpiar no significa eliminar la suciedad que puedes ver, es esencial eliminar toda la suciedad, aunque no se vea a primera vista. Esto es de especial interés en vehículos viejos, y en especial en los pasos de rueda y bajos del coche; ¿La explicación?, es donde se acumula el barro, que acumula humedad fácilmente, y ya sabemos lo que hace la humedad en el acero, lo oxida. Por lo que es muy importante que limpiemos en esos sitios apartados de la vista, si queremos mantener el vehículo sin ningún tipo de óxido.

 

7. Dejar que otros hagan el lavado.

Esponja
limpiar coche

«Parar hacer las cosas bien, hay que hacerlas uno mismo»

No siempre es así, pero por desgracia nadie va a hacerlo con tanto cariño y empeño como tú. Aunque, tranquilos, queda esperanza en este mundo. Hay centros en los que la profesionalidad, conocimientos y cuidado se aúnan, y conseguirán un resultado mejor que el que puedas conseguir con tu empeño y cariño. Por eso es importante, si vamos a confiar esta importante tarea a alguien, conocer sus métodos, materiales, técnicas y ver la profesionalidad que tiene en sus trabajos.